Ante el cierre de boliches , los dueños denuncian la proliferación de fiestas clandestinas

En comunicación telefónica con Andrea Lazarte, el propietario de locales bailables en Salta, Mario Delaloye, explicó la situación por la que están viviendo con dichos establecimientos.

Según Delaloye, la situación es muy complicada ya que los costos a lo que se enfrentan los propietarios de boliches son altísimos y a pesar de la ley de alquileres, se verían obligados a pagar las deudas por un largo tiempo. El día después del pago de las deudas y créditos asumidos se verá realmente quien vuelve a trabajar. En mi caso tengo dos locales en Jujuy y dos en Salta, tengo inquilinos que se apiadan y te dan la posibilidad de un nuevo arreglo y otros que no”.

Además, el propietario de boliches sostuvo que varios colegas probaron con abrir los boliches como confitería, pero lamentablemente duraron dos semanas ya que se pierde dinero y el consumo no es el mismo. Me voy a aventurar con uno de los 4 locales, quizás abra como confitería pero como para no perder la oportunidad”.

Por otra parte, Delaloye espera en poder abrir los boliches después de las vacaciones de invierno con un protocolo establecido y capacidad reducida. Además apuntó contra las fiestas clandestinas que se realizan en casas particulares. “Deberíamos apoyar al gobernador y denunciar las fiestas clandestinas, todos conocen a alguien que ha hecho una y hasta cobraron una entrada. Hoy la falta de boliches da lugar a la ilegalidad”.