La hermana de Sandra Palomo pidió que investiguen al esposo de la víctima

Se suman dos nuevas hipótesis sobre el femicidio de la docente Sandra Palomo, de 58 años, asesinada en agosto de 2019 en el subsuelo del supermercado VEA.

La hermana de la víctima, Liliana Palomo, y su abogado, Javier Latorre, son consientes de que el autor del crimen es un adolescente de 15 años declarado inimputable, pero ellos afirman que no fue el único responsable y que fue presionado para inculparse. Dijo a Pan & Circo.

En ese sentido, el abogado Latorre pidió que se investigue a una posible autor del crimen y apuntó contra el marido de la víctima. «Desde la familia pedimos que se investigue, yo admiro que cuando le preguntaron al hijo menor de Sandra si el padre podría tener algo que ver dijo expresamente que sí», dijo Latorre.

En el juicio están imputados cuatro jóvenes como partícipes secundarios del delito de homicidio calificado por alevosía, Ian Estaban Caro, Ricardo Nahuel Bonifacio, D.R.C y H.E.C (los dos últimos menores de edad al momento del hecho).

Según la declaración del menor, quién la asesinó de 33 puñaladas, dijo que Hugo Carrizo lo obligó a ir al supermercado porque tenía un encargo de asesinar a una señora. «Este menor tenía una contextura pequeña 1.55 cm medía, era un chico menudito.
No hay coherencia, mi hermana se podría haber defendido» indicó Palomo.

Es por eso que Liliana pide a la fiscalía que no se quede con una sola hipótesis ya que ella cree que el marido podría haber contratado a Hugo Carrizo y este al menor para el asesinato. «Este señor desde que le dió parkinson, se lo describió como celoso y posesivo, Sandra tenía planificado hacer un viaje a España para descansar de estar al cuidado de él», afirmó el abogado.

Además, se considera que hay otro indicio para culpar al cónyuge de Sandra, ya que  luego del hecho se filtra un audio entre el hijo de Sandra y el Marido. «En el audio el hijo le pregunta a donde se dirigía su papá con tanta plata en el bolsillo», señaló Liliana.

Por otra parte, la familia de la víctima apuntó contra un jardinero que habría trabajado un par de veces en su casa. «Hay un jardinero de mi hermana que miente en el testimonial, porque cuando me dió el pésame, me dijo: ‘yo la vi a su hermana cuando salía con la camioneta, porque ella me había hablado para que pode el árbol’ y en día que tuvo que declarar dice que no la vio hace mucho».

Asimismo, Liliana agregó que una vez el jardinero, fue a limpiar el terreno, le había cobrado 3 días de tarea, y que: «después vino y terminó la tarea al medio día, ahí vi que tenía un grupo de chicos similares a los complices».

Finalmente, su hermana y el abogado piden a la justicia que sigan con la investigación, puesto que tienen todos los elementos necesarios para realizarla, además agregó que el luminor que hicieron a la camioneta de la Sandra, lo hicieron hace una semana cuando lo tendrían que haber hecho a los días del asesinato.