Momento único. Auténtico. Irrepetible: Hoy nos visitó Tomas Aristeo

Día frío y con un color tenue, el sol se asemeja pero no da calor. El café no logra calentar totalmente el cuerpo y las ganas de salir a la calle son nulas. Un rato antes de lo esperado llega con la guitarra como escudo.

Hace siete años, la música es su pasión. En un principio estudio y ahora actúa de autodidacta, lo cierto es que el talento de Tomás Aristeo, es innato. “Música para todos”, fue uno de sus primeros lugares de estudio.

Tomás se reconoce como un chico tranquilo, familiero o quizás cariñoso. Día a día su cuarto se convierte en una especie de búnker, donde deja florecer su creatividad. Más allá de su cuarto, está su familia que es la gente que él quiere. Ellos son su refugio y hacen su andar más cómodo. Su familia está conformada por cinco personas, sus papás, una hermana y un hermano. Cuenta que siempre tenían cambios en su rutina. Pero aun así siempre se dan un momento para disfrutar en familia

Recuerda con cierta nostalgia, cuando iba a la escuela primaria. “Jugaba a ser cantante pero no salía a cantar”, nos cuenta. Algunas veces su timidez lograba abrumarlo y no dejaba aflorar su talento. Con su padre tiene una conexión de otro mundo. Quizás se debe a que cuando Tomás era pequeño, lo hacía escuchar música internacional. Pero de décadas pasadas, clásicos. Cuando se mandaba de las suyas, su padre no lo retaba. Siempre optaba por llevárselo a otra habitación y encarar eternas charlas. Lleva el recuerdo de su padre en la canción: Muchacha ojos de papel.

En su familia siempre hubo una beta artística, pero sus padres siempre lo impulsaron a estudiar una carrera universitaria. Hoy estudia Energías Renovables, pero recuerda que sus padres deseaban que sea contador. El sueño de muchos padres.

Las madres, son el gran puntapié en la crianza de un niño, sin duda la madre de Tomas no fue la excepción. De niño recuerda a su madre como una impulsora para hacer diversas cosas. En una parte de su adolescencia la relación madre e hijo, se volvió como una especie de oxímoron, amor-odio. Recuerda lo difícil que era realizar las tareas con ella, pero también reconoce que en él no hay perfección.

Como todo artista, Tomás tiene sus musas inspiradoras. En este caso vamos a hablar de Virginia, su bis abuela. Quien debido a su edad, ya no lo reconocía, pero siempre que lo escuchaba cantar la remembranza le permitía saber de quien se trataba. Virginia, es dueña de muchas de sus canciones. Dolores, también ha sido fuente de inspiración y su compañera. Tomás se define como alguien enamoradizo, a quien le gusta cantarle al amor. Pero no solo al amor de novios, sino en sus distintas facetas y al desamor también.

Es un poco tímido y le cuesta expresar sus sentimientos. Hay una frase que dice, “Una mirada vale más que mil palabras. En este caso me atrevo a cambiarla y decir “una canción vale más que mil palabras”. La música se volvió su zona de confort y con ella puede comunicarse.

Hay quienes son artistas y quienes dicen serlo. En este caso, podemos asegurar que Tomás es artista. Una persona que canta para expresarse y escribe con el corazón. Alguien que no dice ser cantante, llega y lo demuestra. Sensible al entorno, odia las personas que mienten con ánimo de lastimar. Desearía cambiar la forma de pensar de la gente y hacer un mundo menos individualista. Cada día espera llegar a su casa y encontrarse con su familia, para fundirse en un abrazo. Se sueña en grandes escenarios, como en lugares más íntimos y ver la reacción de la gente ante el regalo de su arte. Pregona que seamos personas sencillas, que nadie se pise la cabeza y le gustaría cantar cada día de su vida.

Podes ver la transmisión entera acá:

#Momentos #Únicos #Auténticos #Irresistibles, con la visita de Tomás Aristeo

Posted by Cadena Máxima on Thursday, June 11, 2020