Monitoreo revela el funcionamiento de ProHuerta en la comunidad

Se trata de un relevamiento realizado a través de herramientas de comunicación digital en 9 de Julio, Bragado y Carlos Casares, consultando tanto la gestión de las huertas familiares como las relaciones sociales que se generan en las comunidades.

El Programa ProHuerta es una política pública con más de 30 años que es llevada adelante a través de las Agencias de Extensión Rural del INTA y el Ministerio de Desarrollo de la Nación. Sus principales objetivos apuntan a asegurar la seguridad alimentaria y promover la soberanía en la producción de alimentos por parte de las familias. Cada temporada, se inician campañas que incluyen capacitaciones, talleres, la producción de materiales de divulgación, monitoreos y distribución de semillas. Además se acompañan proyectos especiales relacionados con emprendimientos asociados de organizaciones comunitarias, acceso a equipamiento y recursos como el agua, fortalecimiento de la participación de jóvenes y mujeres, entre otros.

En este contexto, las Agencia de Extensión Rural Bragado y Nueve de Julio, junto a la Oficina Carlos Casares dependientes de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Pergamino llevaron adelante un monitoreo con el objetivo de profundizar el conocimiento del funcionamiento del Programa Pro Huerta en las comunidades, particularmente en lo referente a las huertas familiares, el uso del kit de semillas, organización del trabajo y relaciones que se generan en los territorios. De esta manera, se propone un insumo para abordar las nuevas temporadas focalizándose en las demandas que surgen de los monitoreos.

El monitoreo que se llevó adelante a través de distintas herramientas de comunicación digital, mostró que más del 80 por ciento de las personas se encuentran satisfechas con las huertas en sus hogares. Las investigadoras destacan que si bien no todas las especies que se incluyen en el kit son sembradas, o utilizadas en su totalidad, el material restante es plantado en la próxima temporada o intercambiada con familiares y vecinos. El trabajo indica que «si bien la mayoría de las veces las semillas inician su ciclo en la huerta de las familias que las retiran (sea en esa temporada o en la siguiente), en ocasiones arman otros circuitos: migran a huertas vecinas, se intercambian por otras especies/variedades, forman parte de acuerdos de cooperación entre vecinos/as y/o familiares (unos ponen la tierra, otras semillas, otros cuidados), se llevan a espacios comunitarios».

En relación con las prácticas productivas, el Programa ProHuerta promueve la agroecología. Esto se verifica en las respuestas de las consultas, donde la mayoría de las huertas lleva adelante estrategias de cobertura de suelos, rotaciones y compostaje. Además, se observa un interés creciente en las familias que ya tienen establecidas su producción en la ampliación de sus emprendimientos, como la incorporación de frutales. Finalmente, se destacan en las respuestas de las personas consultadas, el rol protagónico de las mujeres, tanto en la gestión de las huertas, como el trabajo y la relación con la comunidad.

El trabajo se encuentra publicado en la serie de Informes Técnicos de INTA Pergamino con el título Monitoreo ProHuerta. Temporada otoño invierno 2022.

También puede contactarse contactarse con las autoras:
Paula Yacovino (INTA Bragado): yacovino.paula@inta.gob.ar
Laura Harispe (INTA Carlos Casares): harispe.laura@inta.gob.ar
Paula Ferrere (INTA 9 de Julio): ferrere.paula@inta.gob.ar