Perazzone: «Esto no es góndola donde elijo el riñón que me conviene o el hígado que me conviene en cualquier precio»

Luego de las declaraciones de Javier Miley, quien afirmaba estar a favor de la venta de órganos a libre mercado, Martín Alejandro Flores Perazzone como director del Centro Único Coordinador de Ablación e Implante de Salta (CUCAI) indicó que está totalmente en desacuerdo con las declaraciones del diputado nacional.

En ese contexto, Perazzone aclaró que en la república Argentina el trasplante de órganos está absolutamente reglamentado. «Hay una ley de trasplante de órganos 24.193 y su modificatoria, que es la actual vigente que es la ley Justina 27.447, que explica que no hay márgenes para lo que propone el señor este».

En una reunión que tuvo CUCAI con CABA, se le brindó un capítulo a las declaraciones y se pusieron de acuerdo en hacer un documento que ya fue publicado junto con las diferentes sociedades científicas, donde rechazaron todas las declaraciones.

«Es llevarse por delante todas las reglamentaciones, leyes vigentes, de algo que vulnera el principio de justicia como equidad, en las condiciones que hay un supuesto vendedor que lo haría por necesidad y el comprador que lo haría por la posibilidad económica, cuando desde ya el trasplante es un acto de donación que tiene características propias desde el punto de vista del derecho».

El director de CUCAI, señaló que cada persona decide que va a donar y se le pregunta, revocable (si cambia de opinión lo puede revocar) y  gratuito. «Esto está totalmente diagramado, además sería un completa locura porque no entra dentro de un marco legal. Tenemos que tomar consciencia de esto, un país que tiene leyes debe cumplirlas a las leyes».
Según Perazzone, la venta de órganos es darle un valor comercial al cuerpo de la personas. «Esto no es góndola donde elijo el riñón que me conviene o el hígado que me conviene en cualquier precio».

Hay otros países que tiene estructuras legales mucho más débiles y a lo mejor pueden permitir este tipo de vicios de venta de órganos, sin embargo en Argentina no se puede plantear el tema de de un valor económico a algo tan personal como es el órgano, «es ir contra todas las leyes y estructura».