Ricky Maravilla: “Siempre fui buscavidas”

Ricky

Todo un país y más allá de las fronteras, gastó zapatos en la pista de baile con las canciones de este salteño archi, mega conocido. Verlo y pedirle una foto es algo inevitable porque se siente como si sería familia, su música trae recuerdos, de casamientos, quinceaños, de las fiestas de fin de año con mesas largas y la familia reunida, él fue el primero en penetrar la cumbia en el ambiente top y llegó a hacer bailar a Mirtha Legrand. Hoy en “Momento único, autentico,irrepetible”, nuestro querido Ricky Maravilla!

Al iniciar la entrevista se presentó contando quién es “soy salteño, norteño. alguien que quiere mucho a Salta, mi padre es de El Colte cerquita de Seclantás. Mi madre y mi padre llegaron siendo novios y se casaron acá, nació mi hermana Estela y después yo. Me contó mi mamá que la partera me levantó y grito que maravilla y de ahí me quedó esa frase. Cuando pensé un nombre artístico Rickito no decía nada, en ese tiempo se estilaban los artistas, flacos largos, pintones, ahí fue que me dice vamos a hacer un disco para niños y les digo Ricky Maravilla y ahí quedó”.

Se fue un ratito a su infancia para contarnos como comenzaba la historia del pequeño Ricky “perdí a mi papá cuando tenía 2 años de edad, vivía en Villa Cristina. Cuando tenia siete años la escuchó a mi mamá pedir unas monedas a cambio de lavar ropa y le dije ‘yo no quiero que nunca mas pida monedas yo voy a estudiar , voy a ser ingeniero y aviador’ le dije. Terminé la primaria acá cerquita en La Polvora, la Padilla, después fui a la Mariano Cabezón,  a la Eva Perón y terminé en la escuela San Francisco”.

De muy chico contó Ricky que ya se sentía que estaba al frente de la familia “mi mamá me tomó como jefe de familia siendo yo muy chiquito, en casa a veces había para comer otras veces no”. Este cantante salteño que mantiene su esencia cuenta que el olor a bollo recién salido del horno y el mate cocido con poleo lo llevan a su niñez.

“Nos fuimos a Buenos Aires con mi mamá, siempre tuve la idea de que me iba por un tiempito y que iba a volver. Vivíamos en el hotel Pedrito en Leandro L. Alem, iba a la escuela de Retiro. Siempre fui buscavida,siempre quise ayudarla a mamá, fuimos nosotros y mi padrastro se quedó trabajando, después cuando estuvimos asentados, ya fue mi padrastro para allá. Me iba al parque retiro y me quedaba al lado de la boletería, le decía al boletero que no tenía plata para entrar y el encargado del parque me daba un boleto para que yo pueda entrar, para pagarle la atención, cada vez que el necesitaba comprar algo del kiosko yo le decía usted no dude en llamarme y el me decía Rikito, tráeme un paquete de galletas, y volvía enseguida. Mi secundaria la terminé en la ENET Nº 7 Gral San Martín en Retiro”.

“Cuando me pedían para que vaya a Córdoba, les decía que no podía por que estaba trabajando y tenía que ir a la universidad, me dijeron que pruebe 6 meses con la música y si no me va bien que vuelva al trabajo y al estudio, me dieron los 6 meses sin goze de sueldo, y después volví para saludarlos y decirles muchas gracias, nada más”

Un Ricky ya con su éxito consolidado cuenta lo que le pasó cuando vino con su familia de vacaciones a Salta”Cuando los traje amis hijos de pequeños no se querían ir de Salta así que mi esposa y mis hijos se quedaron acá y yo tuve que ir y venir de Buenos Aires”
Varias generaciones bailaron al ritmo de Ricky y las nuevas generaciones lo siguen haciendo”A través de las canciones de la granja me ha dejado millones y millones de visitas y bajadas de mis canciones”